Dia 0; 3ª parte

3 10 2009

No.

Segí recorriendo la T4, me dí cuenta que debo facturar antes de montar en el tren satelital (suena spielbergiano… (ACLM)); y me puse a buscar un sitio libre, encontré cerca de uno, una sospechosa tapita en el suelo que me dio la vida, al esconder, como intuí un enchufe, pues ya tenía el móvil, además de podre, descargado.

Siesta de media hora (29 min, ya que la alarma biológica saltó con un error de +-1”, -1” para ser exáctos.

Destacar que según salí del McDonald pusieron la primera canción “no insultantemente mala y soporífera”.

Luego me encontré con una tía clavada a Boba Fett “Braaawwwl!”; y al mítico Yonki ruca-euros, que me tomó por inglés: “/Güan LLiuro pliis/”, fuckin’ crap…
Lo que me faltaba, que en mis últimas horas en este país (o países, o comunidad, o confederación intergaláctica, o lo que sea…) hasta el último mono me hable en inglés! ¿Es un “curso 0” encubierto /or güat/?
Esa es la fauna que se puede observar en los aeropuertos españoles; para un resumen de la flora, ver el comentario sobre las paredes del McDonald.

Anuncios




Día 0; 2ª parte

2 10 2009

El gran hermano tiene micro y le va el rap; es un MC, exacto, y su nombre es Donald; y solo por ser un influenciable humano, me está torturando con un kilométrico cartel LED multicolor que me explica que las hamburguesas son incluso “gripe-A-proof”, Who you gonna call? MITHBUSTERS. Lo que no explica ese cartel, es porqué hay una pared abigarrada de manzanas y zanahorias perennes, en una hamburguesería. ¡Quiero vísceras de vaca regadas con cocacola colgando de la pared!, ¡Orgía, porfía! Seamos auténticos…

No se exciten los ultras de los animalicos, álias ecologistas, alias verdes, alias vegetarianos (ACLM), que aunque este comentario haya sonado muy de su estilo, no lo pretendía en tal medida.

(Aparte: igual debería haberme traído también más bolis.)

El tipo de delante me da envidia, está ahí con su flamante Bell Dot; multitaréa; el tío, no el PC. Lo digo porque anda haciendo recibiendo arrumacos mientras navega, ¡El Intel Atom que usa, dido mucho que pueda correr algo más que el firefox con mis 200 pestañas llenas de javascript y flash.

Ha amanecido.

El azucar del fondo del vaso ya ha solidificado, la más clara evidecia de que es hora de moverse.

…no sin antes comentar la otra cosa que no explica el cartel: ¿Por qué hay una Macdonalera (RAE: dicese de la persona que trabaja es explotada en un restaurante sitio de comida rápida McDonalds) echando la siesta, toda uerta y cuan larga es en los bancos de una dos mesas? ¡la tía no se ha movido un pelo desde que estoy yo aquí!

En fín, abandono el McDonald antes de que el cartel motivational-puticlub y la música cojonera vonsigan volverme loco, con la inestimable ayuda de los relaciones públicas de los empaqueta-maletas. ¡Acosan más que los de la calle Mon!

Proximo relato… ¿Desde el avión?





Día 0

30 09 2009

Ya llegado al aeropuerto, estoy desallunando en el McDonalds de l T4, después de dar vueltas explorando por completo el edificio, decidí pasar de dormir, y recafeinarme con un cafe+helado que me recuerda irremediablemente al Centro de Estudio, aliñado con una buena Muffin (magdalena según el camarero); además de coprarme un par de buenas revistas típicas de mis veranos, para desfogar con ellas mi posible hiperactividadÑ RollingStone y Stuff.

Ya me estoy arrepintiendo de no haber comprado ningún libro, desde el momento en que vi un libro de Asimov en la librería del aeropuerto (35€ en encuadernación rústica, lol), solo me he traido “Historia del Tiempo” (Ya es hora de acabarlo), y mi libro de cabecera, “Un mundo felíz”, que puede que se convierta en el primer libro que releo a cordo plazo, por puro placer.

Otra cosa que olvidé (a parte de la cantimplora (y mira que lo dije), los clinex, el cortauñas, etc.) son los chicles, MIS chicles, y en el robopuerto están a 2,20€, ¡JA!

T4 barajas

T4 barajas